Cada participante puede hacer el curso entre las fechas establecidas, desde donde quiera, con solo tener una conexión a Internet y un dispositivo que le permita realizar las tareas prácticas que incorpora cada curso. Aunque cada acción formativa tiene sus requisitos, especificados en el Aula virtual, una de las ventajas que tiene la formación online es que cada alumno puede marcar los tiempos de su aprendizaje.

Los cursos cuentan con un tutor o tutora que guía a los alumnos, les orienta para el seguimiento del curso, responde a las dudas, resuelve casos prácticos y facilita actualizaciones y novedades sobre los contenidos de cada acción formativa. No obstante, quien necesite un apoyo presencial puntual o acceso a internet, cuenta con los profesionales de la red de más de 75 Centros que el Plan de Alfabetización Tecnológica tiene en Extremadura y que pueden consultarse aquí: http://www.nccextremadura.org/donde-estamos/